El pueblo canario de Agulo.

Estos son cinco de los pueblos más bonitos (y desconocidos) de España

Un recorrido por la geografía nacional en busca de localidades que no deberían faltar en los planes de ningún viajero.

El pueblo canario de Agulo.
El pueblo canario de Agulo.SHUTTERSTOCK
  • Ránking El pasaporte español, entre los más poderosos del mundo para viajar en 2022
  • Escapada Así es el hotel de cinco estrellas dentro del primer campo de golf de Almería

Es sabido que España está salpicada por lugares cargados de historia, cultura y paisajes asombrosos. Incluso, muchas de estas villas integran la Asociación de los pueblos más bonitos de España y han sido reconocidas como Bien de Interés Cultural. Sin embargo, aún siguen siendo territorios desconocidos para muchos turistas. Como las vacaciones son la excusa perfecta para descubrir nuevos rincones, he aquí una lista con cinco de los pueblos más bonitos.

1. MADERUELO (SEGOVIA)

Este pueblo de Segovia se alza a las orillas de un embalse haciendo de éste un lugar privilegiado. El municipio se asienta entre la Serrezuela de Sepúlveda y el páramo de Ayllón, dando lugar a una de las villas más bellas de España. Entre sus principales atractivos, se encuentra el Arco de la Villa, la entrada emblemática de Maderuelo, que aún conserva los cerrojos, la poterna y unas gruesas puertas de madera acorazada, con adornos y policromía blindaje del siglo XV. Se destaca, también, el espectacular mirador que se extiende bajo el atrio porticado de la iglesia de Santa María. La plaza de San Miguel está circundada por altos edificios que conservan la atmósfera medieval, destacando dos portadas románicas y una gótica con escudo de estilo rococó. Esta villa histórica conserva, además, algunos restos arquitectónicos únicos, en Segovia, de la época musulmana. Ya a las afueras, la grandiosa ermita de Castroboda, donde se venera a la patrona de la localidad, y la de la Vera Cruz de finales del siglo XI, no dejarán indiferente a nadie.

Casco antiguo de Maderuelo, en Segovia.
Casco antiguo de Maderuelo, en Segovia.SHUTTERSTOCK

2. AGULO (LA GOMERA)

Conocido como el bombón de La Gomera por su belleza y colocado en la cúspide por el periódico inglés The Times -después de que lo seleccionara como el pueblo más bonito de España-, Agulo es un inmenso mirador teñido por el verde de sus cultivos sobre el océano Atlántico. Sus calles empedradas que llevan a la hermosa iglesia de San Marcos, con sus blancas cúpulas, contrastan con el tono rojizo de las tejas de las casas. Posee una de las poblaciones más pequeñas pero, también, más antiguas de la isla de La Gomera. Sus vistas privilegiadas a Tenerife y a su imponente volcán El Teide sorprenden a cualquiera. Su casco antiguo es uno de los mejores conservados de todo el archipiélago. Entre su patrimonio destaca la iglesia de San Marcos, una primitiva ermita fundada en el año 1607 que se transformó en iglesia años después. A comienzos del siglo XX, se derribó para construir el actual templo de estilo neogótico.

El mirador sobre el pueblo de Agulo, en La Gomera.
El mirador sobre el pueblo de Agulo, en La Gomera.SHUTTERSTOCK

3. MOGROVEJO (CANTABRIA)

Esta pequeña aldea, situada en el municipio de Camaleño, tiene el sabor de un pueblo tradicional y sus casas parecen extraídas de una pintura con las cumbres de Picos de Europa sobre el fondo. De hecho, en Mogrovejo se pueden observar casonas de sillería y mampostería, con balconadas de forja de los siglos XVI-XVIII, que impactan por su nivel de conservación. Éstas casas son de tipo lebaniego, con la planta alta frecuentemente abierta al exterior y paredes de entrelazo de varas, forradas con manteado de barro que delimitan un espacio generalmente dedicado a pajar. Aparte de su arquitectura popular, es necesario prestar atención a algunos edificios singulares, entre los que resalta la torre medieval de finales del siglo XIII, la casa solariega adjunta que fue remodelada en el siglo XIX o su iglesia parroquial. Situado en un emplazamiento idílico y rodeado de extraordinarios bosques de robles, acebos y castaños es, además, punto de partida de varias rutas muy asequibles y de gran belleza.

El pueblo cántabro de Mogrovejo.
El pueblo cántabro de Mogrovejo.CANTABRIA INFINITA

4. SAJAZARRA (LA RIOJA)

Este bonito pueblo de La Rioja Alta, cuyo nombre en árabe es Laguna de las Flores, está situado en la comarca de Haro, en torno a la confluencia de los ríos Aguanal y Ea. Envuelto en un paisaje de extensos viñedos y otros cultivos se entremezclan edificios de un alto valor arquitectónico y cultural, que sorprenderán con sus secretos a todo aquel que se acerque a conocerlos. Entre sus postales más imponentes está la de su castillo, del siglo XIV, uno de los mejor rehabilitados de la comarca. A un kilómetro y medio de la población, se encuentra la ermita de Santa María de Cillas, del siglo XIII. En este templo de estilo románico se congrega a un gran número de fieles a finales del mes de agosto con motivo de las fiestas patronales en honor a la Virgen. Precisamente, para aquellos que están pensando que Sajazarra podría ser su próximo destino, éstas podrían ser unas buenas fechas para planear un viaje. Durante estas celebraciones, se realiza una romería a la ermita y una vez finalizado el recorrido, los participantes son recompensados con una degustación de bollos preñados, vino y zurracapote, una bebida refrescante con vino tinto, canela y melocotón.

Los viñedos de Sajazarra, en La Rioja Alta.
Los viñedos de Sajazarra, en La Rioja Alta.SHUTTERSTOCK

5. PAMPANEIRA (GRANADA)

Ésta bonita localidad de Granada, con grandes desniveles pero también mucho encanto, es la más baja de las tres poblaciones escalonadas que componen el Barranco de Poqueira. Destaca por su extraordinaria arquitectura, que conserva la tradición alpujarreña de casas blancas de tejados planos con chimenea de sombrerillo y los típicos tinaos. La pequeña plaza de Pampaneira es punto de reunión para todos los del pueblo que se mezclan con los turistas, en los actos culturales o conciertos que allí se realizan. La localidad es conocida, además, por su riqueza y variedad artesanal, que abarca desde todo tipo de cerámicas, hasta tejidos como las jarapas y otros objetos típicos de la comarca. Sus fuentes merecen mención especial, algunas de ellas con aguas minero-medicinales, y otras, como la de Chumpaneira, con ‘poderes’ incluso casamenteros. Así se asegura en el mural colocado sobre los tres caños del pilar: “Es fuente de la virtud y tiene tal magnitud que soltero que bebe con intención de casarse no falla, pues al instante novia tiene, ¡ya lo ves!”.

Panorámica de Pampaneira.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *